“Nuestra Escuelita es como un museo”

Nuestra Escuelita integra el arte como herramienta de aprendizaje diario. De ahí surgen las piezas exhibidas en “Nos Obra”, exposición en la sede de la Fundación Banco Popular.

Por Tatiana Pérez Rivera ::Oenegé


Yahed Ricardo Medina Lanzó tiene diez años y trabajó esta pieza
con la forma de su animal preferido: el tiburón.

En Nuestra Escuelita no hay clases de Arte. No es necesario brindar la materia de forma separada porque el arte es un componente fundamental en la educación diaria de los estudiantes. Anclado en su sistema de educación democrática en el que los alumnos escogen las temáticas que les interesa aprender –y de ahí se parte para abarcar diversas destrezas-, el proyecto potencia la vivencia educativa con pinceles, pinturas, barro, madera o materiales reciclados.

Para muestra con un botón basta y este es el caso de la exposición “Nos Obra”, que en el vestíbulo de la Fundación Banco Popular en Hato Rey se exhibe este verano. Esta reúne piezas trabajadas en cerámica, cartón, tela, madera o canvas, con motivo de la discusión de distintos temas en cada aula.

Eva Yamila Rodríguez Guzmán y Yahed Ricardo Medina Lanzó tienen diez años y son compañeros de estudio en Nuestra Escuelita, situada en el Centro Tau en Loíza. Sin nervios y con entusiasmo, describen las piezas trabajadas en clase, en especial un autorretrato y una obra grabada en madera con la técnica del linóleo, que integran la muestra.

“El arte se usa para sacar tus inspiraciones, se usa en la escritura y en la lectura para sacar lo que entendimos. La maestra dice ‘vamos a leer un cuento’ y después de que lo leamos vamos a hacer un tipo de arte -que son las creaciones- de lo que más te gustó. Lo más que me gusta es cuando dicen ‘vamos a hacer creaciones’”, dice la niña que reside en Caguas, pero asiste a diario a la escuela en Loíza.


A sus diez años, Eva Yamila Rodríguez Guzmán está segura de que el arte "es lo que más me apasiona".

“A mí me gusta poder hacer arte, con nosotros los grandes las maestras pueden hacer más cosas”, asegura, de otra parte, Medina Lanzó, quien al momento reside en Canóvanas, pero aclara que “soy de Loíza”.

“Mi autorretrato lo hice con pasteles y con pega”, explica Rodríguez.

“Primero lo dibujamos, luego le untamos pega blanca y luego lo pintamos con pastel”, especifica Medina.

Cada vez que logran algo nuevo al trabajar sus creaciones, la sorpresa es recibida con agrado. Este fue el caso del linóleo.

“Es lo más que me ha gustado porque fue una experiencia muy brutal”, confiesa Medina.

“Eran gubias y a veces hincan pero tenías que hacerlo suave para que no te cortaras y no podías tener la mano al frente, tenía que estar al lado para que no te lastimaras el dedo”, explica Medina.

Con apenas una década de vida, Rodríguez asegura que le “encanta” el arte “porque es la cosa que más me apasiona”. “Lo puedo hacer feliz todos los días, no tengo que estar encima de eso porque yo, desde que pienso algo, lo dibujo y ya me salió”, dice la joven.

A Medina le agrada la oportunidad “porque es una experiencia que no podrías tener todos los días”. “A veces yo veo primero una serie en Netflix, luego utilizo parte de los animé que he visto y creo uno yo; pero no les pongo nombre, solo los dibujo”, indica el estudiante para quien la apertura de la exhibición “Nos Obra” fue importante “porque la gente iba a ver lo que creamos”.

“Yo estaba feliz porque iban a leer el cuento, “El tiburón estornudón”, que hicimos entre todos, y está bien gracioso”, rememora Rodríguez.

Al escuchar mencionar el animal, la sonrisa ilumina el rostro de Medina. “Yo soy fan de los tiburones, tengo un diente de tiburón blanco que me lo dio un amigo mío porque él sabe que me gustan mucho. Yo me quiero comprar un collar que tenga un tiburón”, anticipa.

“Ay sí, él vive con sus tiburones…”, dice su compañera en un salón con siete estudiantes “pero vienen más y cuando regresemos vamos a ser diez”.

Si algo han descubierto estos estudiantes es que el arte puede ser un inseparable compañero de vida.

Fotos y vídeo: Javier Del Valle

 

Suscríbase a nuestro Boletín

Queremos decir lo que hace nuestra gente...

la que trabaja en las comunidades, las voces de la filantropía puertorriqueña, las organizaciones que apoyamos, las ganadoras del Premio Tina Hills y aquellas que aporten al desarrollo de nuestro país por vía del Tercer Sector.

Dirección

Postal
PO Box 362408
San Juan PR 00936-2408

Física
Edificio Fundación Ángel Ramos
Ofic. #302, 3er Piso
Ave. F.D. Roosevelt #383
San Juan, Puerto Rico 00918

Contáctenos

(787)763-3530

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.