Ayudar a otros en situaciones precarias no es tarea de pocas horas. El apoyo consistente y voluntario de la ciudadanía al Tercer Sector es evidente en el desarrollo de proyectos y en su alcance. Guiado por organizaciones sin fines de lucro, un ejército de personas dispuestas a servir transforma a diario vidas en las zonas metropolitanas y en los barrios más remotos de la isla, en un binomio con potencial infinito. En esta semana de la filantropía te traemos más historias reales de los nuestros.

 


 

Cómo hacer lo que hace falta

No solo familias, iglesias y organizaciones sin fines de lucro han dado la mano en la reconstrucción del país. Esta compañía privada ha encontrado el gusto de servir.

Por Tatiana Pérez Rivera :: Oenegé

Ayudar a otros no es una tarea ajena en la lista de deberes de la compañía de servicios de contabilidad, BDO Puerto Rico. Con sede en Santurce, desde hace cinco años cuentan con un programa de ayuda comunitaria que, en principio, tuvo en la mira a las escuelas y estudiantes vecinos a quienes apoyaban con tutorías y becas.

Cuando quisieron hacer más, tocaron las puertas de la Fundación Ángel Ramos y de la Fundación Extra Bases para estructurar la logística de un plan de ayuda. "Queríamos brindar nuestras manos para hacer lo que hiciera falta", rememora Ryan Marín sobre BDO Cares, rama encargada de prácticas de responsabilidad social de la firma que cuenta con 250 empleados y 60 contratistas.

Las secuelas del ciclón María provocaron la respuesta de los empleados reunidos bajo brigadas de ayuda que han hecho tareas variadas y tan requeridas por estos días: desde limpiar y recoger escombros hasta apoyar centros de acopio, repartir comida o ayudar a llenar las solicitudes de ayuda de FEMA.

Las brigadas de limpieza ya impactaron el Centro Esperanza en Loíza, el Hogar Ruth, y la clínica de salud establecida por Iniciativa comunitaria en Levittown, donde además realizaron labores de inventario. A la organización Scuba Dogs le dieron la mano clasificando materiales en su centro de acopio, al igual que en la Tiendita Joy del Hogar Buen Pastor en Puerta de Tierra. En el Proyecto ENLACE del Caño Martín Peña atendieron personas que requerían ayuda para llenar y someter sus solicitudes de apoyo de FEMA.

"Después del paso del huracán María, primero nos aseguramos que nuestros empleados estuvieran bien, que tuvieran agua potable, gasolina, plantas eléctricas y el próximo paso fue organizar las brigadas de trabajo. El significado de todo esto es demostrar que estamos unidos, que estamos comprometidos con echar a Puerto Rico hacia adelante, con fortalecer la isla y ponerla mejor", manifestó Marín.

Para la firma con 16 años de experiencia en el país, aportar al restablecimiento de Puerto Rico es prioridad. "Creemos que debemos reconstruirnos juntos", insiste.

"No todos tenemos que ser celadores para ayudar a Puerto Rico en estos momentos", mencionó Silmarie Sánchez, directora ejecutiva de Scuba Dogs Society. "Ninguna ayuda es pequeña y toda ayuda es requerida. ¡Si tú llegas a ver cómo esos voluntarios de BDO dejaron nuestro almacén! Ya esos materiales que usamos en las limpiezas de costas (bolsas, desinfectantes, guantes) se pueden repartir en las comunidades para que comiencen a trabajar. Y mientras ellos trabajaban en eso, otros voluntarios nuestros ayudaban en Juan Domingo a despejar escombros".

En el caso del Hogar Ruth, su directora Lisdel Flores agradeció la labor de 20 voluntarios que de 9:30 a 2:00 de la tarde limpiaron escombros que el personal en la organización no podía manejar.

"Es una aportación tan valiosa, fue un gesto tan bonito. Las participantes se asomaban contentas porque ya veían la cancha limpia de nuevo. Ellas lo que decían era 'gracias, gracias' y yo también porque después del huracán ha sido fuerte", afirma Flores.

La directora destaca el costo que evitó en contratar servicios privados para lograr la meta y agregó que no contempló llamar al alcalde, puesto que hay necesidades realmente críticas en el municipio.

"Cuando ves este tipo de trabajo lo que ves es esperanza. Cada granito de arena que pone cada persona es clave para podernos levantar. El trabajo de ellos provocó que los niños pudieran salir a jugar a la cancha ese día. Nosotras habíamos limpiado el frente poco a poco porque aquí llegan familias marcadas por el dolor y no da una buena impresión recomenzar en un sitio lleno de escombros. Esa gente se fajó aquí y hasta almorzaron con nosotros. Compartimos esperanza juntos", acabó Flores sobre su interacción con los voluntarios.

 

Fotos  Javier del Valle

Suscríbase a nuestro Boletín

Queremos decir lo que hace nuestra gente...

la que trabaja en las comunidades, las voces de la filantropía puertorriqueña, las organizaciones que apoyamos, las ganadoras del Premio Tina Hills y aquellas que aporten al desarrollo de nuestro país por vía del Tercer Sector.

Dirección

Postal
PO Box 362408
San Juan PR 00936-2408

Física
Edificio Fundación Ángel Ramos
Ofic. #302, 3er Piso
Ave. F.D. Roosevelt #383
San Juan, Puerto Rico 00918

Contáctenos

(787)763-3530

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.