Cruz Roja: la fuerza de un voluntariado motivado

Más de 800 voluntarios locales y de otros países han dicho presente en las labores de ayuda en Puerto Rico, en rotaciones que mantienen al día un operativo solidario.

Por Tatiana Pérez Rivera :: Oenegé

Del impacto de desastres naturales en un país ellos saben. Qué hacer para recuperarse, también está en su pericia. De modo que la Cruz Roja Americana, capítulo de Puerto Rico, ha pisado terreno conocido en estos días siguientes al paso de huracán María en Puerto Rico. Sus labores de apoyo, distribución de alimentos y agua, entre otras tareas, se ha visto enriquecida por la labor de 850 voluntarios que en distintas rotaciones han trabajado en Puerto Rico, Vieques y Culebra.

Cada desastre trae su particularidad y María presentaba un país entero afectado por el huracán. No había una zona que se considerara inmune como habría sido el caso de precedentes como los ciclones Hugo y Georges.

"A parte del agua y la electricidad, el otro gran reto en esta ocasión fue la falta de las comunicaciones; eso lo hizo una operación más retante porque cómo haces para conocer las necesidades de la gente. Además, el hecho de que la cadena de distribución sufriera nos dificultaba el acceso a los materiales necesarios para la respuesta en el tiempo que acostumbramos. Eso nos puso a buscar cómo hacer las cosas diferentes", indica Lee Vanessa Feliciano, directora ejecutiva de la Cruz Roja Americana.

Preparados estaban, pues habían trabajado la respuesta tras el ciclón Irma. Así que contaban con kits de aseo, de limpieza, frisas y agua. "Cuando pasaron los días y la necesidad seguía, recurrimos a un suplidor local de alimentos para continuar con nuestras asistencias", asegura la directora.

Dado a que su sede en Centro Médico sufrió inundaciones por una avería en el techo, se alojaron al segundo piso del Edificio Ángel Ramos en Hato Rey, lo que Feliciano agradece y considera "fundamental" para la coordinación de esfuerzos.

"Al segundo día del huracán empezaron a llegar voluntarios del exterior en vuelos fletados y militares, y teníamos militares que habían llegado desde antes de María. Tenemos más de 850 personas en este operativo; están tres semanas, se van y llegan nuevos. Tenemos voluntarios de España que nos ayudaron con la comunicación satelital, de Finlandia aportaron con la logística, los de México trabajaron distribución, igual que los de Colombia, de Perú y los de Estados Unidos que se integraron a todas las áreas", menciona sobre el flujo de voluntarios.

Los voluntarios boricuas -que se preparan constantemente en temas de manejos de emergencias siguiendo protocolos de la Cruz Roja- se acercaron inmediatamente a la sede. "Llegaron solitos sin la capacidad de comunicarnos con ellos, con esa voluntad extraordinaria que los caracteriza, y se fueron integrando a los procesos. También se acercaron personas que no son voluntarios nuestros, pero querían hacer algo y han estado trabajando extraordinariamente", explica Feliciano.

María les ha enseñado mucho sobre la solidaridad internacional. "Hemos visto cómo el movimiento internacional de la Cruz Roja nos ha permitido responder como la gente se merece y mantener un operativo hasta cuando sea necesario. Lo entendí en una llamada la noche después de María cuando me di cuenta cuánta gente se estaba activando para venir a Puerto Rico. Fue alentador, una cosa es que sepas que pasa y otra que la vivas; esta es la grandeza de la Cruz Roja como movimiento", asegura

Al momento han repartido 3.2 millones de alimentos y meriendas, 13 mil bolsas de filtración de agua en comunidades, conectaron 11,500 familias en municipios con sus familiares gracias a satélites, han ofrecido más de 17 mil servicios salud mental y salud en comunidades, y han impactado con agua y alimentos 831 veteranos.

Sobre los puertorriqueños que han recibido ayuda, Feliciano indica que los voluntarios han tenido experiencias memorables. "Ellos regresan con una alegría y dicen que es una de las mejores experiencias que han tenido. La gente es extraordinaria, no esperan nada así que lo que tú le llevas ellos lo agradecen.

Fotos suminstradas

Suscríbase a nuestro Boletín

Queremos decir lo que hace nuestra gente...

la que trabaja en las comunidades, las voces de la filantropía puertorriqueña, las organizaciones que apoyamos, las ganadoras del Premio Tina Hills y aquellas que aporten al desarrollo de nuestro país por vía del Tercer Sector.

Dirección

Postal
PO Box 362408
San Juan PR 00936-2408

Física
Edificio Fundación Ángel Ramos
Ofic. #302, 3er Piso
Ave. F.D. Roosevelt #383
San Juan, Puerto Rico 00918

Contáctenos

(787)763-3530

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.