Preparados para lo inesperado

Lejos de ser planes olvidados en alguna gaveta, aspectos sobre seguridad física y emocional en momentos de emergencia fueron abordados en talleres ofrecidos por el programa APRENDO a maestros de educación temprana.

Por Tatiana Pérez Rivera :: Oenegé


"Hay que estar preparados para todo lo inesperado", alertó Jesse Valentín, especialista en seguridad, durante su charla.
Foto / Javier del Valle

La seguridad física y emocional de los niños depende de sus cuidadores y maestras cuando están en las escuelas. Entender el alcance del concepto, especialmente luego de la experiencia vivida tras el ciclón María, fue la premisa principal de los talleres que brindó el programa APRENDO, adscrito a Fondos Unidos y uno de las integrantes de la Iniciativa Preescolar de la Fundación Ángel Ramos.


Alrededor de 75 personas, en su mayoría de la zona este del país,
asistieron a los talleres. Foto / Javier del Valle

“Lo más importante de mi taller fue reforzar que la seguridad de los niños depende de ellos”, afirmó Jesse Ramos, experto en el tema y Comisionado de Seguridad del Concilio de Niñas Escuchas, entre otras labores realizadas tanto con ellas como con la organización Niños Escucha.

Ramos recalcó aspectos básicos como que las puertas de emergencias siempre deben estar disponibles para acceso, incluso lo recalcan leyes federales. “Una de las maestras me dice ‘el portón de nuestra escuela tiene rejas y candado’. Ella lo veía todos los días, pero no se había dado cuenta de que eso estaba mal, así que solo en ese sentido yo sentí que cumplí la meta porque logré abrirle los ojos a ciertas cosas. Ellos están acostumbrados a ver cosas como esas todos los días y las dan por sentado, pero son aspectos que representan peligros de seguridad, no solo para ellos sino para los niños que están a su cargo”, añadió Ramos.


La reflexión como detonante del cambio fue aprovechada por la sicóloga
Mónica Valentín. Foto / Javier del Valle

De igual modo, recalcó que en caso de un desastre catastrófico como pudiera ser un terremoto, por ejemplo, una escuela o centro de cuido debe estar preparado para convertirse en refugio para sus estudiantes por espacio de 72 horas.

“Por eso deben tener materiales, comida, juguetes y hasta las medicinas de esos niños. Muchas maestras abrieron los ojos como que ¡wao!, cuando escucharon esto. No solo es ley, es una responsabilidad moral proteger esos niños porque si los padres les entregaron a los maestros su tesoro -que es lo más grande que tienen- y por X o Y ellos no pudieron llegar a tiempo, los maestros son los responsables de esos niños”, insistió Ramos.

Asimismo, brindó ejemplos de síntomas de sofocamiento en los pequeños –condición que evoluciona con rapidez- como es la sudoración fría o que se dilaten las pupilas, y explicó qué hacer ante ellos al igual que instó a estar alertas ante respuestas inesperadas a medicamentos como podría ser la hipotermia química que atestiguó una vez en pleno calor caribeño.

“La experiencia del taller fue buena para mí y los maestros estaban bien positivos y contentos; yo los veía entre pasmados y emocionados. La verdad es que hay que estar preparado para todo lo inesperado”, puntualizó Ramos.

Esto justamente pretendía la Iniciativa Preescolar cuando tocó las puertas de sus organizaciones para que, luego del huracán, adaptaran sus currículos a temas pertinentes a los momentos que vivíamos. Fiel creyente de que capacitando maestros optimiza el desarrollo temprano de los niños, la iniciativa contempló además la atención a los maestros. Para reaccionar con rapidez ante los tiempos que vivimos, cada programa debía atender lo que entendían era necesario en su comunidad. APRENDO optó por temas de seguridad y trabajo en equipo.

“Muchos temas trabajados se dan por sentado, no se conocían, no estaban estructurados de la mejor manera o no estaban accesibles. Así que, todo se hizo más relevante al contexto actual”, explicó Wanda Pacheco, coordinadora de la Iniciativa Preescolar de la Fundación Ángel Ramos.

“La idea de fondo era que se atendieran además las necesidades específicas de la población, recordando que nosotros trabajamos con el personal educativo y que partimos de la premisa de que, si ellos no están en condición estable, cómo van a trabajar con el desarrollo óptimo de ese niño o esa niña que de por sí, la mayoría, viene de una condición precaria en la casa y en su comunidad. La Fundación (Ángel Ramos) fue bastante enfática en que debía atenderse el componente emocional”, añadió Pacheco.

 

PLAN DE EMERGENCIAS: UN REQUISITO


Bárbara González, líder del programa APRENDO, resaltó la importancia
de proveer espacios para que el personal educativo revise sus planes
de emergencia. Foto / Javier el Valle

Bárbara González, directora del programa APRENDO, indicó que alrededor de 75 personas, en su mayoría oriundos de municipios de la zona este del país, fueron atendidos en los talleres. Entre ellos asistió personal de once centros privados y cuatro concesionarios de Head Start.

“Nosotros no dimos un giro temático más bien lo que hicimos fue que, viendo la necesidad que tenían los centro para prepararse ante las emergencias, pues le añadimos ese tema a lo que ya teníamos dado. El desarrollo socioemocional es un tema importante en todo lo que tiene que ver con el manejo de emergencias. Por lo tanto, quisimos dejar el currículo como estaba y añadirle ese tema”, manifestó la directora de APRENDO.

González contó que se percataron de la importancia de que personal de los centros y head start “trabajaran con el plan de manejo emergencia”.

“Ahora es un requisito del Departamento de la Familia. Por lo general lo tienen escrito, pero no han estado muy involucrados en implementarlo en el salón, en revisarlo, tampoco en compartirlo con la familia ni con los maestros. Nos hemos dado cuenta de que eso ha sido vital: inspirarles y motivarles para que empiecen a discutir el plan en grupos como debe ser, para que empiecen a trabajar en equipo a identificar las áreas de mayor vulnerabilidad del centro. Los recursos que invitamos hacen una aportación extraordinaria porque en realidad nosotros tenemos que prepararnos ante cualquier evento. Muchos de estos centros ya han tenido medidas de preparación, pero nunca es suficiente”, asegura la directora de APRENDO.

Otro recurso que aportó conocimiento a los talleres fue la sicóloga Mónica Valentín Figueroa, quien enfatizó en el trabajo en equipo para viabilizar cambios y mejorar enfoques.

“Mi gratificación es aportar a ese cambio de mentalidad. ¿Por qué esperar que el sistema cambie si yo misma, desde el sistema, puedo empezar a hacer los cambios?”.

“Es un tema de reflexión”, dice Valentín. “Aunque todos conocemos de ello, se habla más desde la perspectiva de empoderamiento que puedo hacer en pro del equipo y del bienestar de los menores y la comunidad. Muchos pudieran pensar ‘es algo que conocemos y vivimos diariamente’ pero siempre lo podemos hacer mejor. Aprendemos sobre destrezas para procurar la efectividad del equipo, como es la comunicación asertiva, el manejo de emociones en las interacciones con otras personas o que mi trabajo fomente el desarrollo de tu trabajo, y hablamos sobre nuestra responsabilidad de seguir desarrollándolas”.

La sicóloga dijo que el tema, también, aborda la importancia de la diversidad entre miembros de las familias y entre los niños, cuan favorecedor puede ser para lograr mejores ideas al resolver problemas y se resaltan valores asociados a ellas como respeto y solidaridad.

“Hablamos de tener apertura mental y disposición de aceptar cambios, diferencias y a las otras personas”, resaltó.

“Para mí fue gratificante, es una arena que aportamos en este mar de arena donde llevamos un mensaje positivo que logra la introspección y la reflexión para motivarnos al cambio, a hacer las cosas diferentes y a también reconocer todo aquello que hago que está correcto y no lo reconocemos. Mi gratificación es aportar a ese cambio de mentalidad. ¿Por qué esperar que el sistema cambie si yo misma, desde el sistema, puedo empezar a hacer los cambios?”, acabó la sicóloga que impartió el taller.

Para más información sobre la Iniciativa Preescolar, acceda a http://fundacionangelramos.org/nuestro-enfoque/iniciativa-preescolar.html.

 

Fotos: Javier del Valle

Suscríbase a nuestro Boletín

Queremos decir lo que hace nuestra gente...

la que trabaja en las comunidades, las voces de la filantropía puertorriqueña, las organizaciones que apoyamos, las ganadoras del Premio Tina Hills y aquellas que aporten al desarrollo de nuestro país por vía del Tercer Sector.

Dirección

Postal
PO Box 362408
San Juan PR 00936-2408

Física
Edificio Fundación Ángel Ramos
Ofic. #302, 3er Piso
Ave. F.D. Roosevelt #383
San Juan, Puerto Rico 00918

Contáctenos

(787)763-3530

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Web Analytics