Diferente el Premio Tina Hills en esta edición especial 2018

Este año 2018, el galardón premiará seis organizaciones y varió sus criterios de evaluación. La directora ejecutiva de la Fundación Ángel Ramos, Laura López, explica las razones.

Por Tatiana Pérez Rivera :: Oenegé



Puerto Rico cambió y, con él, el Premio Tina Hills en el marco del 60 aniversario de la Fundación Ángel Ramos. Las secuelas tras el paso de los huracanes Irma y María por nuestra isla el pasado año, alteraron las reglas del juego en todos los ámbitos ante el cuadro devastador que enfrentamos. Las organizaciones sin fines de lucro se lanzaron a la calle a hacer lo de siempre, atender sus comunidades, aunque esta vez la misión comenzara desde lo más básico: el rescate y la alimentación.

Las gestas de labor y respuesta serán reconocidas durante la entrega del Premio Tina Hills 2018, edición especial, que resaltará el corazón y la acción de las organizaciones sin fines de lucro durante la emergencia. Cambios en los criterios de participación y evaluación se suman a un nuevo formato de premiación temporero en el que, en vez de una organización ganadora y tres finalistas, se distinguirán seis. Cada una recibirá $50 mil.

Los cinco criterios que se considerarán esta vez son: resiliencia, movilización de voluntarios y alianzas, liderazgo, alcance e impacto comunitario y creatividad e innovación. Se premiarán organizaciones de distintos tamaños y áreas de acción. Ademas, se permitirá la participación de las 21 ganadoras de las ediciones anteriores del Premio Tina Hills que honra el servicio comunitario.

Desde el 1997 el Premio Tina Hills se ha mantenido con oído en tierra escuchando las necesidades del Tercer Sector, identificando sus carencias y respaldándolo. Esta edición especial se inserta en esta tradición.


Laura López, directora ejecutiva de la Fundación Ángel Ramos,
abraza a Ana María García Blanco, fundadora del Instituto Nueva Escuela,
ganadora de la pasada edición del Premio Tina Hills.

“Luego de los huracanes Irma y María el país cambia, la gestión de las organizaciones sin fines de lucro cambia dramáticamente. Así es que hicimos un alto y dijimos ‘este premio no puede responder a la misma misión que ha tenido hasta ahora’, porque teníamos a las organizaciones envueltas de manera directa en responder y ayudar a sus comunidades”, explica de entrada Laura López, directora ejecutiva de la Fundación Ángel Ramos.

Consideraron que el premio fuera diferente y “a diferencia de reconocer una organización en particular que es la premiada” optaron por identificar la gestión de organizaciones de impacto social, económico y cultural “que han estado atendiendo directamente la emergencia de una manera extraordinaria”.

“Decidimos cambiar el enfoque y hacer una edición especial que reconozca a esas organizaciones que han dado la milla extra, que han estado desde el día uno apoyando a poblaciones diversas en esta realidad que nunca antes habíamos vivido y en la que el sector verdaderamente ha dado cátedra de lo que es el compromiso y el servicio social”, puntualizó López.

Los criterios de evaluación arriba mencionados, podrían ser considerados como la zapata para que las organizaciones crezcan con mayor madurez organizacional. “Una vez decidimos que el premio tiene que ser diferente porque el país es diferente cambian varias cosas”, afirma la directora de la Fundación.

López indica que, a diferencia de años anteriores, en que premian el trabajo en áreas como educación, arte y cultura, y servicios humanos, en esta ocasión el liderazgo, el alcance y la respuesta directa se evaluarán en áreas como servicios sociales, salud, educación, arte y cultura, desarrollo económico, recreación y deportes.

“Ahí hay un cambio en principio”, apunta López.

INDICADORES DE FORTALEZA

De igual modo, la directora resalta que los criterios son “indicadores” que la Fundación impulsa, con miras a que las organizaciones “se sigan fortaleciendo” de cara al futuro.

“En primer lugar está la resiliencia, que es esa capacidad de reponerse; cómo esas organizaciones supieron responder ante las emergencias de formas increíbles e impensables”, señala.

La movilización de voluntarios fue fundamental para lograr estas metas, en opinión de la directora, y destacó que además allegaron “distintos aliados que a lo mejor eran nuevos o gente que estaba cerca pero no tan directamente relacionados con la organización”. “Cómo pudieron apalancar todos esos recursos me parece que es sumamente importante”, insiste.

Por otro lado, menciona el liderazgo que definió como “fundamental” en la gestión asertiva durante los meses de la emergencia.

“Aquí hay unos líderes que trascendieron, que se movieron de su rol más tradicional y los vimos tomando decisiones, organizando su gente y su comunidad de forma extraordinaria. También, hay un criterio que tiene que ver con la creatividad, con esa innovación y esa capacidad de pensarse en el momento de la emergencia fuera de lo que tradicionalmente hacen. En los momentos que vivimos ser creativos es una cualidad sumamente valiosa”, menciona.

“La resiliencia vino para cambiarnos esa capacidad que teníamos que a lo mejor no sabíamos que teníamos y la emergencia nos llevó a reponernos, a ser más grandes que la propia adversidad”.

El alcance comunitario de cada organización que solicite también será considerado. “Vimos organizaciones trabajando con sectores en condiciones verdaderamente vulnerables, dificilísimas, estuvimos tocando sus puertas, vimos ese impacto en los lugares más críticos, con altos niveles de pobreza y necesidad”, comenta sobre gestiones pos huracán.

López confía que los criterios sean percibidos por las organizaciones como una guía para construir un mejor futuro, ya que estos les permitieron realizar una labor con mayor impacto en tiempos críticos.

“Nos toca fortalecerlas, no de cara a una próxima emergencia ahora que ya estamos en medio de una nueva temporada de huracanes, si no de cara al desarrollo organizacional. Esta situación de país nos cambia a todos y nos trae nuevos desafíos que tenemos que mirar. Aquí nos parece que está la zapata. La resiliencia vino para cambiarnos esa capacidad que teníamos que a lo mejor no sabíamos que teníamos y la emergencia nos llevó a reponernos, a ser más grandes que la propia adversidad”, sostiene.

SIEMPRE AHÍ


Representantes de las organizaciones ganadoras del premio Tina Hills
durante los pasados veinte años posaron juntos en la celebración
del galardón en el Observatorio de Arecibo.

Quizás las efectivas respuestas de las organizaciones sin fines de lucro, las comunidades y sus líderes, que la Fundación Ángel Ramos ha atestiguado antes, por primera vez fueron evidentes para el país y sus políticos tras el paso de los huracanes Irma y María. Parecería que llegó la hora de que el Tercer Sector visibilice su trabajo.

“Ahí nosotros, como sector filantrópico y como fundaciones que somos colegas y amigas de las organizaciones que apoyamos, tenemos también responsabilidad. Creo que allá afuera, el que no sabía de la labor que hace este sector le ha quedado más visible que nunca. Es momento de capitalizar cómo nos hemos crecido como sector y este premio lo que busca es esa visibilidad, ese reconocimiento y que a su vez pueda servir el dinero para ayudarlos a fortalecer, a continuar creciendo en ese proceso de desarrollo organizacional que les va a permitir enfrentar los próximos desafíos”, propone.

La convocatoria al Premio Tina Hills 2018, edición especial, ya abrió y cerrará el martes 31 de julio. La Junta Consultiva del Premio Tina Hills, integrada por personas externas a la Fundación Ángel Ramos, evaluará las nominaciones y someterá sus recomendaciones a la Junta de directores de dicha entidad. El premio se entregará el 15 de noviembre, Día de la Filantropía.

“La verdad es que es una gran alegría y una gran responsabilidad también”, dijo López sobre el premio. “Cambiar el foco y decir ‘queremos hacer un premio más plural’,’ queremos premiar organizaciones de distintos tamaños’, ‘organizaciones que estén trabajando en distintas áreas o en las más vulnerables del país’, nos causa una gran emoción al poder responder o devolver de alguna manera lo que esas organizaciones alrededor de la isla hicieron de forma magistral por nuestra gente, por nuestras comunidades”.

“Hemos dedicado mucho tiempo a mirar estos criterios para que este premio sea representativo de la obra que han hecho nuestras organizaciones del Tercer Sector, la cual ha sido mucha, grande y merece ser reconocida”, culminó la directora ejecutiva de la Fundación Ángel Ramos.

Para más detalles sobre instrucciones, formulario de nominación, criterios de selección y evaluación, acceda a www.fundacionangelramos.org.

 

Fotos y vídeos: Javier del Valle

Suscríbase a nuestro Boletín

Queremos decir lo que hace nuestra gente...

la que trabaja en las comunidades, las voces de la filantropía puertorriqueña, las organizaciones que apoyamos, las ganadoras del Premio Tina Hills y aquellas que aporten al desarrollo de nuestro país por vía del Tercer Sector.

Dirección

Postal
PO Box 362408
San Juan PR 00936-2408

Física
Edificio Fundación Ángel Ramos
Ofic. #302, 3er Piso
Ave. F.D. Roosevelt #383
San Juan, Puerto Rico 00918

Contáctenos

(787)763-3530

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.