¡Gracias, voluntarios!

La labor consistente de un grupo de voluntarios en diversas organizaciones sin fines de lucro que integran el proyecto Ciudadanía Activa PR de la Fundación Ángel Ramos, fue exaltada en el Centro para Puerto Rico.

Por Tatiana Pérez Rivera


¡Qué regalo! Los integrantes de Melodías de Esperanza, agrupación del Centro Esperanza en Loíza dirigida por el profesor
César Díaz, presentaron un popurrí de temas navideños. Foto / Javier del Valle

El que más o el que menos ha servido por largas horas, ha sido puntual, ha dado más de lo que de ellos se espera y ha contagiado a otros en el proceso. Son voluntarios con un impecable resumé de servicio, el cual fue exaltado como parte del proyecto Ciudadanía Activa PR, de la Fundación Ángel Ramos (FAR), que celebró el Día Internacional del Voluntariado el pasado 5 de diciembre en el Centro para Puerto Rico, Fundación Sila M. Calderón, situado en Río Piedras.


Durante la presentación se dio a conocer que 21 organizaciones sin fines
de lucro adscritas a Ciudadanía Activa PR, movilizaron el pasado año
a 2,100 voluntarios que donaron 42,900 horas de labor. Ello se traduce
en $575 mil dólares en sueldos. Foto / Javier del Valle

El proyecto Ciudadanía Activa PR con el que la Fundación Ángel Ramos busca expandir el alcance del voluntariado y convertirlo en un ala estructurada dentro de las organizaciones sin fines de lucro, festejó su primer año de implantación. Por eso, el espíritu festivo marcaba la tónica del sencillo acto que contó con Edenmarí Class Montijo, gerente de Comunicaciones y Desarrollo Organizacional de la Fundación, como maestra de ceremonias.

Según datos presentados, la contribución ciudadana fue muy valiosa. A lo largo de doce meses, 21 organizaciones adscritas al proyecto movilizaron 2,100 voluntarios que brindaron apoyo en áreas administrativas, programáticas, ofrecieron servicios especializados o colaboraron en tareas de ornato y mantenimiento. Trabajaron de modo voluntario un total de 42,900 horas lo que se traduce en $575 mil.

El presidente de la Fundación Ángel Ramos, el licenciado Rafael Cortés Dapena, afirmó en su mensaje que perciben el voluntariado como “una gran oportunidad de desarrollar el compromiso y los valores en nuestra población”. “Este aspecto humano, a nuestro entender, es bien importante para ese Puerto Rico que todos queremos lograr. Es por esta razón que nuestra fundación ha redoblado sus esfuerzos en el programa de voluntariado. Nuestro objetivo es lograr que el voluntariado sea un recurso importante de las organizaciones sin fines de lucro y al mismo tiempo sea un instrumento para forjar buenos puertorriqueños”, apuntaló Cortés Dapena.


Tatiana Mena, de Mentes Puertorriqueñas en Acción, recibe su distinción
de manos de Laura López y el licenciado Rafael Cortés Dapena
de FAR. Foto / Javier del Valle

Por su parte, la directora de la Fundación Ángel Ramos, Laura López, destacó que el Día Internacional del Voluntariado era ideal para “agradecer el trabajo que han realizado todos ustedes desde sus deseos de dar, servir y recibir”. “En el marco del primer año de Ciudadanía Activa PR, visibilizamos su gestión que representa un soporte para el sector social de Puerto Rico. Hoy reconocemos, valoramos, cuantificamos y comunicamos su aportación, el impacto de sus horas de arduo trabajo y las historias de éxito. En fin, celebramos, justo en época de Adviento, los rostros, las manos y los gestos que hacen renacer y florecer a Puerto Rico”.

Como anfitriona de la actividad que tuvo lugar en la sede de su fundación, la ex gobernadora Sila María Calderón resaltó las oportunidades de aprendizaje que provee la inmersión en el servicio. Recordó el tiempo en que encabezaba el trabajo en la comunidad Cantera, en Río Piedras, específicamente una reunión en la que exigía a los residentes más agilidad para cumplir metas.

“Se levanta una señora y me dice ‘usted quiere que nosotros avanecemos y nosotros queremos complacerla, pero nosotros los pobres remendamos la vida todos los días’. ¿Qué quiere decir eso?, que no pueden planificar, y en ese momento yo entendí que la planificación es un lujo”, mencionó Calderón que luego agregó”. “Esa es una de las lecciones más grandes que yo he recibido”.

EMOCIONANTES HISTORIAS DE ÉXITO


María Villegas, coordinadora de voluntarios de Taller Salud en Loíza,
ofrece su testimonio como ciudadana activa. También lo brindaron Alina
Rivera, de BDOCares, y Magdalena Hernández, de la organización
Juan Domingo en Acción. Foto / Javier del Valle

La consultora en voluntariado, Astrid Morales, ha sido la brújula del proyecto Ciudadanía Activa PR en la Fundación. Lo describió como “una plataforma multigeneracional y multisectorial que busca aunar esfuerzos para aumentar la participación ciudadana en Puerto Rico mediante el servicio voluntario”.

“Para eso se ha estado identificando un sinnúmero de aliados que forman parte de nuestra iniciativa y, entre esos, contamos con 21 organizaciones sin fines de lucro que han pasado por el proceso de formación y desarrollo”, explicó sobre la capacitación que tuvo lugar en el Instituto de Liderazgo y Desarrollo Comunitario de la Universidad del Sagrado Corazón.

Morales recalcó que, en el pasado año, la iniciativa ha sido testigo de “esas historias de éxito, de esos milagros y de esos espacios” donde los voluntarios “sostienen el motor, la fuerza y la esperanza de cada una de nuestras organizaciones sin fines de lucro”.

“Cuando hablamos de voluntariado en Puerto Rico, debemos hablar de una plataforma nacional que nos lleve a movilizar cada vez más ciudadanos activos como ustedes, duplicar, triplicar los esfuerzos de cada uno de ustedes para hacer posible más manos solidarias en nuestro país”, agregó Morales.

Entonces conocimos tres testimonios vinculados a la experiencia del voluntariado a través de Ciudadanía Activa PR.


Astrid Morales, consultora del programa Ciudadanía Activa PR de la
Fundación Ángel Ramos. Foto / Javier del Valle

Alina Rivera narró cómo se formalizó la iniciativa BDO Cares, de la firma de contabilidad BDO, y la satisfacción que brinda a sus empleados colaborar con organizaciones sin fines de lucro, no solo en el ornato y embellecimiento en las sedes de organizaciones afectadas tras el paso del huracán María, sino además con apoyo a la educación al proveer materiales escolares, entre otras gestiones junto a Ciudadanía Activa PR.

Magdalena Hernández, de Juan Domingo en Acción en Guaynabo, resaltó cómo con la guía del proyecto lograron identificar mejor su voluntariado.

“Aprendimos a contar”, comentó Hernández. “Si nos hubiesen preguntado antes cuántos voluntarios teníamos hubiésemos dicho como 10 porque pensamos en personas que recurrentemente vienen a ayudar a nuestra escuela y comunidad. Al final de este año aprendimos que tenemos 130 voluntarios, como el equipo de BDO, como los ayudantes de nuestra escuela que están ahí todos los días ayudándonos en cosas pequeñas y grandes, y que recibimos casi 2,700 horas de labor voluntaria”.

“Cuando pienso en la labor voluntaria y su importancia para nuestras comunidades y organizaciones sin fines de lucro, solo vienen dos palabras a mi mente: ayuda solidaria”.

Por su parte, María Villegas, coordinadora de voluntarios de Taller Salud en Loíza, resaltó cómo el simple deseo de ayudar a sus vecinos en la comunidad Villa Santos a disponer de comida en medio de las inundaciones que provocó el huracán María, la convirtieron en una líder comunitaria activa.

“Cuando pienso en todo lo que ha pasado este año, doy gracias por cada una de las personas que como yo decidió no ser indiferente, decidió movilizarse y servir. A mi este proceso me ha regalado grandes lecciones y jamás pensé formar parte del equipo de Taller Salud, pero lo asumo con mucha alegría y dispuesta a seguir aprendiendo. Cuando pienso en la labor voluntaria y su importancia para nuestras comunidades y organizaciones sin fines de lucro, solo vienen dos palabras a mi mente: ayuda solidaria”, dijo en su testimonio Villegas.


Wilfredo Ruiz del C3Tec en Caguas fue destacado también. Los acompañan
Laura López y el licenciado Rafael Cortés Dapena. Foto / Javier del Valle

“Insertarte en una organización te permite ver la excelente labor que realiza este tercer sector, solo por el amor y compromiso a nuestro país. Ser una voluntaria de Ciudadanía Activa Puerto Rico me ha regalado el privilegio de ver esas caritas felices de las personas cuando reciben ayuda de una mano amiga y me ha regalado la satisfacción que uno siente como ser humano al dar la mano al necesitado”, agregó Villegas para luego exhortar a otros a unirse a la experiencia.

Se mencionó además el compromiso de la Sociedad de Gerentes de Recursos Humanos Puerto Rico y del voluntariado universitario en instituciones educativas, especialmente el capítulo Ciudadanía Activa UMET.


Doña Genoveva Irizarry es la gran abuela de CODERI.
Aquí, junto a Laura López. Foto / Javier del Valle

Con la chispa que le caracteriza, Ana Yris Guzmán, directora de Nuestra Escuela, presentó a los voluntarios reconocidos por cada organización quienes subieron al escenario: Awilda Ramos de Juan Domingo en Acción; Doreen Rivas Medina de Jóvenes de Puerto Rico en Riesgo; Edda López de Paz para la Mujer; Emma Colón Zayas de Pro Arte Musical; Emma Pérez Ruiz de SER de Puerto Rico; Genoveva Irizarry de CODERI; Ileana Freytes Tirado de Colegio San Gabriel; José Maldonado de Centro Shalom; Jorge Blanco Plard Alianza para un Puerto Rico sin Drogas; Kathy Danes de ALAPAS; Lizzy Nevárez de Casa Julia de Burgos; Norman Santiago para YMCA SJ; Tatiana Mena de Mentes Puertorriqueñas en Acción; Simón Martínez y Jesús Armando Torres de Nuestra Escuela; Víctor Santos Romero de Taller Salud; Wilfredo Ruiz de C3Tec; y Yashira Ortiz Serrano para Instituto Psicopedagógico.

Con la audiencia contagiada de entusiasmo, el cierre del evento estuvo a cargo de la agrupación Melodías de Esperanza, integrada por alumnos del Centro Esperanza de Loíza. El profesor César Díaz dirigió el popurrí de temas navideños que interpretaron a los acordes de violín, en una presentación adorable. Sin duda, fue un regalo de talento y esfuerzo para voluntarios que bien saben apreciarlo.

Fotos: Javier del Valle

Suscríbase a nuestro Boletín

Queremos decir lo que hace nuestra gente...

la que trabaja en las comunidades, las voces de la filantropía puertorriqueña, las organizaciones que apoyamos, las ganadoras del Premio Tina Hills y aquellas que aporten al desarrollo de nuestro país por vía del Tercer Sector.

Dirección

Postal
PO Box 362408
San Juan PR 00936-2408

Física
Edificio Fundación Ángel Ramos
Ofic. #302, 3er Piso
Ave. F.D. Roosevelt #383
San Juan, Puerto Rico 00918

Contáctenos

(787)763-3530

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Web Analytics