“Más allá de hacer buenos atletas”

Te contamos un poco más sobre el Programa de Prevención de Violencia que sienta la pauta, durante las tardes, en las comunidades del Caño Martín Peña.

Por Tatiana Pérez Rivera :: Oenegé


Nardy Joven Barbosa Betancourt participa activamente en los talleres de prevención de violencia, en la asistencia educativa
y en las clínicas deportivas que ofrece el Programa de Prevención de Violencia del Caño Martín Peña. / Javier del Valle

Nardy Jovan Barbosa Betancourt tiene 16 años. Es alto, espigado y se toma su tiempo en deletrearte ambos nombres y apellidos. Está en grado once y reside en Barrio Obrero-Buena Vista en Santurce.

Es uno de los primeros en llegar a la cancha de la comunidad Israel y Bitumul, que al igual que la suya, es aledaña al Caño Martín Peña en la zona de Hato Rey. Allí ayuda a su entrenadora, Nathalys Ceballo Pizarro, a ubicar el equipo deportivo que se utilizará en la práctica. Luce cómodo con esta rutina.  

“Un amigo me habló del deporte y yo le pregunté cómo era y no sabía explicarme y pues, me trajo para las prácticas y me gustó”, relata su encuentro con el balonmano que ha producido una relación duradera, puesto que integra la preselección nacional juvenil.

“Rápido pedí permiso al dirigente que estaba, lo firmé y empecé el mismo día”, recuerda sobre sus inicios en el programa.


La entrenadora Nathalys Ceballo Pizarro asegura
que el cambio en disciplina y en habilidades deportivas
de los participantes es notable. / Javier del Valle

Barbosa practicaba karate desde pequeño y aún le dedica tiempo pero “no estoy tan entregado como antes”. “Me gustó todo de ese deporte, para mi es lo mejor ahora mismo y quiero que en un futuro se vea más por ahí”, afirma.



Un avión sobrevuela la cancha en ruta al aeropuerto Luis Muñoz Marín en Isla Verde. El ruido interrumpe momentáneamente la charla.

“Esto es algo bueno para unirnos y para ayudar a conocernos el uno al otro”, indica Barbosa sobre el programa.

“¡Llegó el balomano del Caño!”, dice en letras grandes una hoja suelta que anuncia el ofrecimiento para estos meses del Programa de Prevención de Violencia.

De tres a cinco de la tarde tiene lugar el periodo de asistencia educativa, en el que revisan tareas o reciben charlas sobre temas vinculados a distintos tipos de violencia el cual es mandatorio para poder ir a las prácticas o jugar en los torneos. De cinco a siete de la noche, tiene lugar la práctica en las que se atienden varones y niñas.

A las prácticas de balonmano acuden “como 30” participantes, detalla Barbosa, “bastante para lo que es el balonmano”.

¿En qué les ayuda acudir en las tardes a las prácticas? “En la cuestión de la disciplina, en la escuela, físicamente también, en la salud y, pues, en muchas cosas. Yo he traído ya como a dos amigos y les ha gustado y se han quedado”, asegura el joven.

Barbosa es partidario de que el esfuerzo se repita en otras comunidades de la isla.

“Claro, ahora mismo no sé explicarlo, pero cuando ellos lo practiquen y lo vean les va a gustar sin necesidad de explicarlo”, dice sobre el balonmano y añade luego sobre las charlas educativas “esto funciona, muchos de los niños que cogen esas charlas han pasado por cosas así y veo que los ayuda a ellos también con su familia, en su hogar”.

ATLETAS Y PERSONAS


Las clínicas deportivas de baloncesto, voleibol y balonmano cambian
según la temporada y cada una reúne más de 20 equipos. / Javier del Valle

Desde el año 2013, Nathalys Ceballo Pizarro funge como coordinadora del programa, en conjunto con el Proyecto ENLACE, el liderato del G8 y el Municipio de San Juan para el cual labora. Ceballo pertenece a la Selección Femenina de Balonmano de la isla. Saluda por todos lados y, la saludan, como si fuera de la comunidad.

“Soy de Río Grande, pero ya yo me siento familia, como de aquí, ya yo paso por la cancha y saludo a la gente, identifican mi carro donde quiera que yo estoy”, dice entre risas la entrenadora.

Es un dínamo cuando trabaja con los jóvenes que, muchas veces, le sobrepasan en estatura.

“El proyecto ha sido un éxito”, opina Ceballo. “Cada año impactamos a más jóvenes en estas comunidades donde hay mucha necesidad. Vemos que los nenes tienen mucho tiempo de ocio y muchas cosas que no están dentro de lo que uno como persona quiere que su hijo o un familiar esté, y el deporte ha sido un impacto para estos jóvenes”.

A la entrenadora le complace que la rutina les enseña “a ser disciplinados, a tener una estructura que muchas veces en sus hogares no la tienen”. “Más allá de hacer buenos atletas, queremos hacer buenas personas, ese es el fin de nosotros, hacerlos hombres de bien”, insiste.

En los Juegos de Puerto Rico, competencia deportiva gestada por el Departamento de Recreación y Deportes, los atletas de balonmano del Caño Martín Peña han tenido excelente representación.

“Sí, el cambio es enorme, evidente, en cuanto a la conducta, en lo académico, en lo deportivo”.

“El programa le ha dado la oportunidad a jóvenes del G8 a vivir experiencias que jamás habían vivido. (En balonmano) obtuvimos seis medallas de oro y dos de bronce, o sea, que arrasamos. Cada año hay más nenes interesados en participar del programa, están motivados, ya han tenido la oportunidad de estar en la preselección de las selecciones juveniles y de cadetes, al igual que las nenas. Tenemos un proyecto de nenas que se fueron a estudiar al Albergue Olímpico y es un proyecto de este programa: del Msunicipio, de ENLACE y del G8”, explica Ceballo

Eso en el aspecto deportivo. En el educativo, la entrenadora indica que el componente “ha sido esencial en el programa”. “Le da una estructura a ellos, le refuerza el área educativa que muchos de estos nenes llegan a casa y no ven una libreta, no cuentan con el apoyo de mamá o de papá y aquí en el programa se le da la oportunidad y tenemos unos recursos que les ayudan en esa área y les refuerzan que tienen que tener hábitos de estudio, que no solo es el deporte, que una cosa lleva a la otra y los nenes se motivan. Ellos vienen, les damos los recursos, los materiales”, enumera.

La entrenadora no necesita de ningún estudio que valide los resultados del programa. Ella, que está con ellos semanalmente, atestigua las transformaciones.

“Sí, el cambio es enorme, evidente, en cuanto a la conducta, en lo académico, en lo deportivo. Hemos visto año tras año la evolución que ha tenido, el impacto que ha tenido este proyecto en estos niños con estas necesidades”, dice convencida Ceballo.

Y una vez conoces otra forma de ver y hacer las cosas, de vivir tu vida, eso no se olvida.

Si vives en el área del Caño Martín Peña y te interesa asistir a las prácticas, puedes llamar al 939-216-1404.

Fotos y vídeo: Javier del Valle

Suscríbase a nuestro Boletín

Queremos decir lo que hace nuestra gente...

la que trabaja en las comunidades, las voces de la filantropía puertorriqueña, las organizaciones que apoyamos, las ganadoras del Premio Tina Hills y aquellas que aporten al desarrollo de nuestro país por vía del Tercer Sector.

Dirección

Postal
PO Box 362408
San Juan PR 00936-2408

Física
Edificio Fundación Ángel Ramos
Ofic. #302, 3er Piso
Ave. F.D. Roosevelt #383
San Juan, Puerto Rico 00918

Contáctenos

(787)763-3530

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Web Analytics