Finaliza el Certificado en Empresariado Social de FAR

Con la perspectiva de que las organizaciones sin fines de lucro pueden generar ingresos que les permita mantener a flote sus gestiones, líderes de siete de ellas culminaron este proyecto educativo de FAR.

Por Tatiana Pérez Rivera :: Oenegé



Ana Yris Guzmán y Omar Soto, de Nuestra Escuela, junto a Gilberto Marxuach, presidente de la USC y Edenmarí Class Montijo
de FAR. Foto / Javier del Valle

El desafío era claro, mas no fácil: lograr que las organizaciones participantes iniciaran un proceso de cambio cultural que les permitiera verse y actuar como empresas sociales. Esto propuso a finales del 2015 el Certificado en Empresariado Social, proyecto piloto auspiciado por la Fundación Ángel Ramos, a un grupo de sus entidades donatarias que fueron capacitadas en el diseño de emprendimientos sociales y acompañadas en el proceso de concretarlos.

La aspiración del Certificado era que cada organización pudiera desarrollar un emprendimiento que allegara nuevos ingresos a su operación y, que a su vez, aportará a su sustentabilidad.

El certificado, diseñado en colaboración con el Instituto de Liderazgo, Empresarismo y Ciudadanía (iLEC), de la Universidad del Sagrado Corazón (USC), tuvo su sesión de cierre el pasado 18 de junio con una actividad en la institución universitaria. Durante la jornada, representantes de siete organizaciones participantes que, en su mayoría, completaron un mínimo de 17 horas activas de educación, presentaron sus propuestas de emprendimiento, el estatus en que se encuentran y recibieron un certificado que consigna el aprovechamiento de los talleres educativos.

Se “graduaron” ese día Socorro Rivera y Vanessa Lugo Berríos, de Corporación Fondita de Jesús; Milagros Vargas y Rafael Torres, del Instituto Psicopedagógico de Puerto Rico; Francisco Martín Caso y María Burset Caro, de CODERI; Maribel Caro Cruz, de Jóvenes de Puerto Rico en Riesgo; Ana Yris Guzmán y Omar Soto, de Nuestra Escuela; así como Pedro Morales, José Javier Oquendo y Carlos Vázquez, de PECES. Además, participó Eduardo Carrera, de Boys & Girls Club de Puerto Rico.


Maribel Caro, de Jóvenes de Puerto Rico en Riesgo, acompañada de
representantes de la junta directiva de dicha organización, así como de
Gilberto Marxuach, presidente de la USC y Edenmarí Class Montijo
de FAR. Foto / Javier del Valle

Todos los convocados se educaron y descubrieron cómo les iría en un nuevo entorno en el que se habla de conceptos algo “abstractos” -hasta entonces- para la mayoría como plan de negocios, estudios de viabilidad, inversionistas, análisis FODA, modelo de lienzo Canvas, campaña de mercadeo o de ventas. Este proyecto de la Iniciativa de Desarrollo Organizacional de FAR, se conceptualizó luego de las peticiones surgidas en los formatos de mesas abiertas de la Red de aopyo para líderes del Tercer Sector, que tuvieron lugar entre los años 2013 y 2015.

El profesor Alfredo Carrasquillo fungió como gestor principal del proyecto desde el iLEC y se designaron como mentores a Alfredo Nieves, Javier Hernández, Eva Vázquez y, en una última fase, se integró Vladimir Tovar.

CRECER ES LA CONSIGNA

Aunque con dudas iniciales por tratarse de terreno desconocido, los participantes dirigieron esfuerzos a desarrollar el proyecto de empresariado social. Diversos sucesos obstaculizaron el recorrido: amenazas presupuestarias al sector y la movilización de las organizaciones para mitigarlas, cambio de directivos en las entidades, entre otros. Poco después, ocurrió el paso del huracán María y su impacto en la comunidades que las organizaciones atienden.


De CODERI asistieron María Burset y Francisco Martin. Aquí les
acompañan Gilberto Marxuach, presidente de la USC y Edenmarí Class
Montijo de FAR. Foto / Javier del Valle

Sin embargo, el huracán María resultó, sorpresivamente, en un “acelerador” para el proyecto educativo. Y es que líderes de las organizaciones participantes tenían que encontrar nuevos modos de hacer las cosas, no para estar en mejores condiciones de ofrecer servicios a sus comunidades y poblaciones, sino para poder asegurarlos. Se convencieron de que continuarían y crecerían, en muchos casos, de acuerdo a las oportunidades que se procuraran.

Edenmarí Class Montijo, gerente de Comunicaciones y Desarrollo Organizacional de FAR, puntualizó durante su intervención de bienvenida que las presentaciones permitirían evaluar los aprendizajes adquiridos, así como las áreas de mejora para atender el tema de empresariado social que, en esta ocasión, se impulsó desde el Certificado.

“El pensar que porque son organizaciones sin fines de lucro no son organizaciones capaces de crear riqueza que pueda reinvertirse en esa labor social que adelantan, es un mito que puede empezar a transformarse”.

“Un sábado 7 de noviembre de 2017 iniciamos este Certificado que por diversas razones se ha extendido. Pero hoy es un día que queremos compartir todo aquello que las organizaciones han logrado en el proceso, lo que en algunos casos les impidió llegar a su término, los aciertos y también los desaciertos. Porque estoy segura que incluso los desaciertos han sido una riqueza en el proceso tanto para la Fundación, como para ustedes. El Certificado inició como un experimento en el tema y hoy compartimos e intercambiamos ganancias, recomendaciones,  cambios de ruta”, mencionó Class Montijo.

Por su parte, Wanda Pacheco, evaluadora externa del Certificado desde FAR, destacó que “me ha impresionado mucho la manera en que ustedes han ido integrando el material, lo han ido haciendo propio para caminar en la dirección que sea, independientemente de cómo se sientan”.

Pacheco realizó una evaluación formativa que le permitió presenciar “cómo se va tejiendo todo” y participó en el diseño de una evaluación de resultados “para ver qué logros pueden ser el final del camino para algunas de las organizaciones o el inicio de muchas cosas”. “Estoy muy unida a todas las historias”, expresó Pacheco orgullosa.

SEMILLA DE CAMBIO


El Instituto Psicopedagógico estuvo representado por Rafael Torres
y Milagros Vargas. Les otorgaron el certificado Gilberto Marxuach,
presidente de la USC y Edenmarí Class Montijo de FAR.
Foto / Javier del Valle

Consultado en torno a la semilla más importante que se sembró en esta experiencia educativa, Alfredo Carrasquillo mencionó en un aparte con Oenegé que se trata del “cambio de cultura o de la forma de ver el mundo”.

“Los seres humanos somos observadores de nuestra realidad y del modo que vemos y observamos la realidad es que definimos en buena medida lo que vemos que es posible hacer o lo que creemos que somos capaces de lograr. En la medida en que tú cambias tu mirada, tu estructura de interpretación, ves las cosas de otro modo, te conviertes en un observador distinto y te abres a la posibilidad de hacer cosas diferentes”, señaló Carrasquillo.

“Yo creo que las organizaciones que participaron de este Certificado de repente ven que es posible concebir sus organizaciones de modo distinto, gestionar sus organizaciones de manera diferente y abrirse a la posibilidad de otras cosas. El pensar que porque son organizaciones sin fines de lucro no son organizaciones capaces de crear riqueza que pueda reinvertirse en esa labor social que adelantan, es un mito que puede empezar a transformarse, a cambiarse. Estas organizaciones sí pueden ser generadoras y creadoras de riqueza para ser más autosuficientes, para poder poner en marcha todo lo que han ido desarrollando como capacidades y aprendizaje”, aseguró el líder de iLEC.



Vanessa Lugo Berríos y Socorro Rivera representaron a Fondita de Jesús
en la jornada educativa. Recibieron el certificado de manos de Gilberto
Marxuach, presidente de la USC y Edenmarí Class Montijo de FAR.
Foto / Javier del Valle

Gilberto Marxuach, presidente de la Universidad del Sagrado Corazón, y Edenmarí Class Montijo, de FAR, entregaron juntos los certificados de cumplimiento de jornada a cada participante.

“La universidad tiene como una de sus prioridades estratégicas ver cómo transforma la forma en que se relaciona, vincula y colabora con las comunidades para apoyar y acompañar su desarrollo y fortalecimiento. De la misma manera que la Fundación ha ido evolucionando en cómo se relaciona con las organizaciones, nosotros vamos evolucionando la relación, el acompañamiento y el apoyo para lograr los mismos fines porque, al final del día, Puerto Rico necesita organizaciones como las que ustedes representan fuertes, sólidas, que puedan apoyar un desarrollo integral puertorriqueño y ese compromiso está contenido dentro de nuestra misión”, culminó el presidente Marxuach.

Fotos y vídeo: Javier del Valle

 

CERTIFICADO PROFESIONAL EN EMPRESARIADO SOCIAL EN NÚMEROS


 80 horas lectivas


 30 horas de acompañamiento por organización


 5 módulos


 2 sábados por módulo


 

Suscríbase a nuestro Boletín

Queremos decir lo que hace nuestra gente...

la que trabaja en las comunidades, las voces de la filantropía puertorriqueña, las organizaciones que apoyamos, las ganadoras del Premio Tina Hills y aquellas que aporten al desarrollo de nuestro país por vía del Tercer Sector.

Dirección

Postal
PO Box 362408
San Juan PR 00936-2408

Física
Edificio Fundación Ángel Ramos
Ofic. #302, 3er Piso
Ave. F.D. Roosevelt #383
San Juan, Puerto Rico 00918

Contáctenos

(787)763-3530

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Web Analytics